Reenviamos el siguiente comunicado:
---------------------------------------------------------
From: Comunidad Playa Rica


PARAMILITARES SÍ SECUESTRARON Y VIOLARON
LOS DERECHOS HUMANOS DE LA POBLACIÓN
DEL CATATUMBO 

 
El 31 de agosto de 2005, la  Asociación MINGA, denunció públicamente crímenes cometidos por paramilitares del “bloque norte” comandado por “Jorge 40” en las veredas Playa Rica y El Paraíso, municipio de El Carmen, departamento de Norte de Santander, en especial el secuestro de cerca de treinta campesinos; hechos que se han empecinado en negar mandos del ejército y la policía y funcionarios del gobierno nacional, justificando las retenciones como una “acción humanitaria” realizada por los paramilitares.

 Ante esa situación, ratificamos y ampliamos la denuncia, precisando los siguientes
 

HECHOS

1.                  Según testimonios de víctimas y afectados, un numeroso grupo de  paramilitares que partieron desde el municipio de Curumaní, Cesar, incursionó simultáneamente en las  veredas El Paraíso y  Playa Rica, pertenecientes al municipio El Carmen (Catatumbo, Norte de Santander).

2.
                 En la vereda El Paraíso los paramilitares retuvieron y posteriormente asesinaron al señor DOVER JAIMES. También retuvieron al señor CIRO NAVARRO - quien a la fecha  permanece desaparecido -, y cometieron diversos actos de pillaje contra los bienes de la población civil. En la vereda el Descanso, adyacente al Paraíso,  asesinaron al campesino EDUARDO GARCIA.

3.
                 En la vereda Playas Ricas, los paramilitares rompieron las puertas y ventanas de las casas, golpearon indiscriminadamente a los residentes que encontraron y saquearon las casas de los campesinos. De una de estas casas sacaron a un ciudadano llamado OMAR, a quien le pegaron varios  tiros en las piernas y luego lo asesinaron a pedradas. En ese mismo lugar,  sometieron a abuso sexual a la esposa de la víctima.

4.
                 Posteriormente los paramilitares reunieron a un grupo de personas y las forzaron, bajo amenaza de muerte, a acompañarlos en su regreso a la base paramilitar ubicada zona rural del municipio de Curumaní, en el Cesar. El grupo de retenidos estaba conformado al menos por once niños, algunos de ellos de brazos, y 13 adultos, incluyendo mujeres embarazadas, obligándolos a marchar delante de la tropa paramilitar y del ganado que habían hurtado, muchos de ellos a medio vestir y sin zapatos.  

5.
                 En Playas Ricas los paramilitares además quemaron una tienda particular cuyas pérdidas son calculadas en, aproximadamente, 14 millones de pesos; saquearon  la tienda comunal, de donde sustrajeron bienes estimados en  8 millones de pesos, y otro almacén, del que hurtaron mercancías calculadas en  5 millones de pesos. En el caserío y sus alrededores le hurtaron a los pobladores todo el ganado que encontraron (73 cabezas de ganado vacuno), así como mulas y  caballos. Además destruyeron bienes de los habitantes.

6.
                 El grupo de retenidos permaneció secuestrado algo más de 48 horas, lapso en el que fueron forzados a caminar día y noche, desde  la vereda Playas Ricas hasta la vereda Los Corazones,  municipio de Curumaní, Cesar. En la vereda Los Corazones, los paramilitares liberaron a once niños y ocho adultos, bajo la conminación de que debían dirigirse a la cabecera urbana del municipio de Curumaní; mientras a otras dos personas, los campesinos OLVER MONTOYA CACERES y EVERT BONET QUINTERO, les obligaron a continuar con los paramilitares, desconociéndose a la fecha, la suerte que hayan corrido. Igualmente por información de un poblador de la Playa Rica, no se sabe la suerte de la señora ARMELIA QUINTERO, quien iba retenida pero nunca llegó con el grupo.

7.
                 Los liberados, en el trayecto que emprendieron hacia Curumaní, se encontraron con tropas del  Ejército Nacional. Las familias retenidas le expusieron a los militares, a las autoridades locales y a organismos humanitarios, un relato preciso del secuestro y los otros crímenes de los que han sido  víctimas.

 

ANTE ESTOS HECHOS DEMANDAMOS:

 
Al gobierno nacional:

 1.
                 Localizar y liberar a los ciudadanos MONTOYA CACERES, EVERT BONET QUINTERO, ARMELIA QUINTERO OLVER y CIRO NAVARRO.

2.
                 Otorgar eficientes medidas de protección a las víctimas del secuestro, las cuales permanecen en la cabecera urbana del municipio de Curumaní, así como  asistencia humanitaria integral.

3.
                 Garantizar las condiciones de protección y seguridad para que las familias desplazadas puedan retornar a su región.

4.
                 Recuperar y restituir a sus legítimos propietarios los bienes hurtados por los paramilitares.

5.
                 Neutralizar al grupo paramilitar que persistentemente comete crímenes contra los pobladores de El Catatumbo y la provincia de Ocaña.

6.
                 Garantizar la vida, integridad personal, libertad y bienes de los pobladores de la región de El Catatumbo y la provincia de Ocaña.  

 

A la Fiscalía General de la Nación:

 Adelantar una investigación eficaz para identificar, juzgar y sancionar a los responsables de los hechos denunciados.

 
Al Dr. SERGIO CARAMAGNA, encargado de La Misión de Acompañamiento de la OEA al proceso de paz con los paramilitares:

  Verificar la denunciada violación al cese de hostilidades por parte de los paramilitares y emitir un informe público sobre este hecho.


 

 Bogotá, septiembre 2 de 2005

 

************************************************************************
RED DE HERMANDAD Y SOLIDARIDAD - COLOMBIA
redher@redcolombia.org ----- redeuropea@redcolombia.org
www.redcolombia.org
************************************************************************